cofersa-quitar-gotele-blog

Quitar el gotelé

Cuando pensamos en una casa antigua española la imaginamos con sus paredes llenas de gotelé en todas las estancias. El gotelé ha sido una moda muy persistente en el tiempo. Pero estas gotitas en la pared ahora provocan mucho rechazo. ¿Quieres quitar el gotelé y modernizar tu casa? ¿Tienes dudas sobre cómo se puede hacer?

Es una tarea minuciosa y complicada. Pero merecerá la pena para conseguir unas paredes lisas donde los colores lucirán más, actualizará el aspecto general de tu casa, haciéndolo más moderno y podrás colocar papel pintado o un vinilo decorativo, que requiere una pared lo más lisa posible para poder empapelar.

Es una tarea que te puedes animar a hacer tu solo si es solo en una pared, o incluso, una estancia. Pero si quieres eliminarlo de toda la casa lo mejor es que recurras a un profesional

En este post te contamos todos los pasos a seguir y una serie de trucos para eliminarlo tú mismo o con la ayuda de un profesional

Antes de empezar a quitar el gotelé

 Es importante saber qué tipo de gotelé tiene la pared. Si el grano del gotelé es muy fino y esparcido costará menos quitarlo. En cambio, si es muy tupido y grueso, será más difícil. También, depende de los rincones que pueda tener la pared ya que no es lo mismo que tenga ventanas, columnas o esquinas a que no las tenga. De hecho, se tarda más tiempo si hay ventanas.

Para saber cómo debes eliminar el gotelé, antes has de identificar de qué tipo de material está hecho Para averiguarlo, rasca una pequeña parte del gotelé del tabique y diluirlo en un cubo con agua. Si se diluye es gotelé es al temple. Si no se diluye, que es lo más frecuente, será gotelé plástico.

Otra manera de averiguarlo es mojar un poco la pared. Si se absorbe rápidamente el agua por la superficie, esa pared está acabada con pintura al temple. Si al humedecer las paredes, éstas no absorben el agua, sino que resbala por la superficie, nos indica que el gotelé está acabado con pintura plástica.

Consejos

Antes de nada, el primer paso, sea cual sea el procedimiento que vayas a usar, debes tapar y proteger con plástico todas las puertas y ventanas, interruptores de luz y enchufes y, cubrir con cartones el suelo, ya que el cartón será más resistente a la pisada que el plástico. Además, si tienes muebles que no puedes quitar puedes utilizar papel de periódico o plástico para cubrirlos. Es muy importante ya que en esta tarea se deprende mucho residuo y polvo.

Un consejo es que utilices ropa que no te importe que se pueda estropear o una opción mejor es que utilices un mono. Además, es importante utilizar una mascarilla para evitar respirar los productos de desecho que se desprendan y guantes para evitar tener las manos llenas de manchas que será difícil quitar. Es recomendable quitar el gotelé al temple porque es de baja calidad, blando y no lavable

Materiales

Sobre los materiales si lo quieres realizar tú mismo. Necesitaremos: cinta de carrocero, plástico, cartón o papel, un cubo, agua, guantes y mascarillas. Masilla, mezclador de pintura, rodillo, espátula, lijadora, lija, esponja, pulverizador de agua y fijador líquido para aplicar antes de pintar.

Métodos para quitar el gotelé

Existen dos métodos principalmente:

  • Cubrir. Con una pasta cubregotelé. Es la opción más recomendable si la pared tiene pintura acrílica, que es dura y difícil de quitar
  • Raspar. Si la pintura es temple, que es blanda y se tiene la seguridad de que debajo del gotelé, la pared estará en buenas condiciones

Método 1. Cubrir el gotelé

Este procedimiento suele ser el más común, recordemos para las casas que tienen paredes de pintura plástica

  1. Calcula cuánta pasta cubregotelé necesitarás. Para ello, mide las paredes para obtener los metros cuadrados de superficie a cubrir, descotando puertas y ventanas. Este tipo de pasta tiene un rendimiento aproximado de 1 kilo por metro cuadrado, aunque varía según el fabricante.
  2. Remueve la pasta con una varilla removedora colocada en un taladro
  3. Aplica la pasta con el rodillo. Carga el rodillo con una cantidad generosa del material y reparte para que quede de manera uniforme por toda la superficie. Esta pasta aporta un espesor de 3-4 mm, lo que es suficiente para cubrir un gotelé fino. En cambio, si es un grano más grueso, se deberán aplicar dos capas
  4. Alisa la pared. Mediante una llana o espátula ancha antes de que la pasta se seque. No dejes pasar más de 15 minutos entre la aplicación y el alisado.
  5. Deja secar un par de horas
  6. Lija las imperfecciones que haya producido la aplicación de la pasta. Aquellas zonas de difícil acceso, se puede repasar con un taco de lija fino, a mano.  Los profesionales utilizan para ello una lijadora orbital con aspirador; que tiene doble función: lijar y aspirar el polvo que produce
  7. Limpia con un trapo el polvo de la pared. Para asegurarte que no queda nada de polvo
  8. Aplica una imprimación o emulsión fijadora para sellar la pasta. Se aplica con la ayuda de un rodillo
  9. Una vez se haya secado, elige tu color favorito y a pintar

Puede que necesites aplicar una segunda mano, si el grano del gotelé no era muy fino. Simplemente espera a que la aplicación anterior se haya secado (aproximadamente 6 horas) y repite el proceso

Otra opción para quitar el gotelé de una pared acabada con pintura plástica es aplicar un decapante para relieves que puede conseguir que se ablande el gotelé y luego nos permita rascarlo. Con esto se puede conseguir rebajar el grueso de la superficie. Pero tras esto, se deberá seguir el procedimiento anterior aplicar la masilla, alisar la pared y lijar desperfectos. Si el decapante no fuera efectivo, por el tipo de pintura que se trata de decapar se puede utilizar la pasta especial, también llamada masilla renovación

Método 2. Raspar el gotelé.

Recordemos que este método es para las paredes acabadas al temple.

  1. Ablanda el gotelé. Primero pulveriza agua sobre la pared por zonas para humedecer, no se busca empaparlo. Se observará que el tono de la pared se oscurece, porque está mojado. Otra manera de realizar este primer paso, es humedecer las paredes utilizando agua aplicado con una brocha o rodillo. En esta opción, se debería esperar a que el agua penetre en la superficie para pasar al siguiente paso
  2. Retira con una espátula o rascador. La dirección a seguir es de abajo hacia arriba. Como hemos dicho antes, esto se realiza por zonas, por lo que tienes que tener cuidado de la zona en la que pases la espátula esté humedecida. Esta operación se repite hasta que completes toda la pared
  3. Una vez eliminado el gotelé, se alisan techos y paredes con una pasta especial o masilla. Esta operación se debe repetir hasta tres veces si se busca conseguir un acabado perfecto. No dejes pasar más de 15 minutos entre la aplicación y el alisado.
  4. Deja secar un par de horas
  5. Lija las imperfecciones que haya producido la aplicación de la pasta. Aquellas zonas de difícil acceso, se puede repasar con un taco de lija fino, a mano.  Los profesionales utilizan para ello una lijadora orbital con aspirador; que tiene doble función: lijar y aspirar el polvo que produce
  6. Limpia con un trapo el polvo de la pared. Para asegurarte que no queda nada de polvo
  7. Aplica una imprimación o emulsión fijadora para sellar la pasta. Se aplica con la ayuda de un rodillo
  8. Una vez se haya secado. Puedes pintar la pared con pintura plástica de tu color favorito. O bien colocar papel pintado o revestimiento decorativo, en función del resultado que esperas conseguir.

En definitiva, como podrás haber visto es una tarea difícil para la cual se debe invertir bastantes horas. Pero, vale la pena eliminar ese gotelé que no deja la pared tan bonita como vemos en las revistas de decoración.

Y si prefieres recurrir a profesionales que eliminen este tipo de pintura, puedes contactar con nosotros y pedir presupuesto

¿Aún no te has decidido?