Consejos para mantener tu casa aislada del frío

Parece que ya empieza a refrescar, y aunque ya sabíamos que iba a llegar tarde o temprano, siempre suele pillarnos con el pie un poco cambiado.

Para poder hacer frente a esta situación, os vamos a dar una serie de consejos básicos y que el cambio que supone esta situación no se haga tan duro y siempre que podamos ahorrarnos unos eurillos.

Cómo siempre se ha dicho el calor se va por la cabeza, y en el caso de nuestra casa es algo parecido. El primer lugar que debemos mejorar para intentan ahorrar lo máximo posible en calefacción será el tejado o el techo. En el caso de que tengas tejado, un buen aislante puede hacer que se reduzca bastante la factura en calefacción y conseguir un hogar más calentito. En este caso la lana mineral suele ser un producto bastante bueno, además nos servirá para que en verano tengamos la casa más fresquita y nos aislará del ruido.

En el caso de que nuestra vivienda sea un piso, la mayor parte del calor se irá por paredes de la fachada, puertas y ventanas, que sería el siguiente punto a revisar para mejorar.

En cuanto a las paredes, la mejor solución sería hacerlo desde la fachada hacia el interior, siempre que la comunidad de vecinos esté de acuerdo con la rehabilitación. En caso de sólo poder modificar desde el interior, también ayudaras a un mejor aislamiento acústico.

Para las puertas y ventanas hay soluciones múltiples, como poner doble acristalamiento en las ventanas. Si no quieres cambiar las ventanas, la opción de usar burletes en el marco de las ventanas para evitar corrientes de aire, es una opción más económica.

frio_4

Otras formas podrían ser:

Puertas abiertas para que el calor se disperse por la casa, excepto en las zonas que no se usen, que las mantendremos cerradas para evitar los transvases de frío-calor y aumentar la temperatura general de la casa.

Alfombras y cortinas gruesas, elementos decorativos, son otras opciones para aislar las habitaciones. Si durante el día da el sol directamente es mejor usar esa energía solar para ayudar a calentar la casa.

Paneles reflectantes detrás de los radiadores ayudan a aprovechar mejor el calor que desprenden.

Acristalar terrazas y balcones, que además nos permiten tener un nuevo espacio para usar.

Y por supuesto tener revisado y funcionando correctamente el sistema de calefacción.

Otra opción sería ponernos en manos de profesionales como Cofersa para que nos indicaran qué reformas acometer para lograr un buen resultado.

Con todos estos puntos conseguiremos no solo aislar del frío nuestro hogar, y lograr mejor aislamiento acústico. Con todo ello podremos contribuir con nuestro granito de arena a una mayor eficiencia energética y evitar una mayor contaminación, haciendo nuestro hogar un poquito más respetuoso con el medio ambiente.

Estos son algunos consejos, ¿Se os ocurren algunos más?